Tras el verano las manchas blancas en la piel son más evidentes. El bronceado y el hecho de que aún seguimos utilizando prendas ligeras son dos de las razones. Ahora toca retomar las rutinas y cuidados y continuar con el tratamiento del vitiligo.

El sol ha bronceado nuestra piel en verano haciendo más visibles las manchas blancas provocadas por el vitíligo y otras alteraciones de la piel, como por ejemplo, la hipomelanosis en gotas asociada al exceso de sol.

El verano también está asociado a daños adicionales, como la deshidratación de la piel, producida sobre todo por la exposición al sol, al salitre del mal y al cloro de las piscinas. Aunque no hay que obviar que algunas patologías como la psoriasis y la dermatitis suelen mejorar en verano. Al menos en la mayoría de los casos.

A las puertas del otoño toca reparar nuestra piel e ir retomando el tratamiento del vitíligo si es que lo habíamos dejado aparcado los meses de verano. Una visita al dermatólogo sería un buen comienzo, como nos recuerdan cada año desde la Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología. “La visita al dermatólogo, tras el verano -aseguran- debe ser el primer acierto de la nueva agenda”.

Cómo tratar las manchas blancas en la piel

El tratamiento del vitíligo es una carrera de fondo. La constancia es fundamental para lograr resultados y estos no suelen llegar antes de los entre 6 y 24 meses.

En Abedul Productos Farmacéuticos hemos desarrollado una gama de productos para el tratamiento del vitíligo. Su objetivo es repigmentar las manchas blancas de la piel para igualar el tono de las zonas despigmentadas con el resto de la piel.

  • Meladul Gel: es un regulador de la pigmentación. Ayuda a prevenir la expansión de las manchas blancas y a regenerar las células dañadas que han perdido los melanocitos, y por lo tanto no son capaces de broncearse.
  • Fenadul Gel y Fenadul Cápsulas: son fotosensibilizantes. Aceleran el bronceado de la piel.

Lo ideal es combinar tanto el Meladul como el Fenadul con la fototerapia, que nos permite regular la intensidad y los tiempos de exposición a la radiación.

Como alternativa a la fototerapia, tanto el Meladul como el Fenadul se pueden combinar con la exposición solar. En este caso los resultados serán más imprevisibles ya que no hay control sobre la radición.

Puedes ampliar la información sobre estos productos en el siguiente vídeo.

Pago seguro
Moneda
EUR Euro
USD United States (US) dollar
0