El 25% de las personas con vitíligo son niños. En la mayoría de los casos la enfermedad se manifiesta entre los 10 y los 20 años, siendo raro encontrar casos de vitíligo en lactantes.

El vitíligo en lactantes parece guardar relación con otras enfermedades autoinmunes, como el hipertiroidismo o la anemia perniciosa.

Entre los primeros síntomas figuran:

  • Tono blanco o gris en el pelo de la cabeza, en las cejas o en las pestañas.
  • Manchas blancas en la zona de la ingle, las manos y la cara, que se van ampliando progresivamente.
  • Leve picazón durante el proceso de despigmentación.

La evolución de la enfermedad es una incógnita y ante los primeros síntomas es recomendable acudir a un dermatólogo, que será quien deba realizar el diagnóstico y evaluar el avance y tratamiento del vitíligo.

Es importante diferenciar el tipo de mancha blanca que presenta el niño. En algunos casos las manchas blancas, que se hacen más visibles en verano, están causadas por dermatitis atópicas o, incluso, por hongos. En este último caso, el picor es notable y las manchas se extienden; además, en algunos casos el borde de la mancha está como inflamado y el centro más blanco.

En el caso del vitíligo, los dermatólogos señalan que se trata de unas manchas color blanco tiza que se manifiestan en diferentes zonas del cuerpo del niño, normalmente distales, como la cara, las manos, alrededor de boca, nariz, ojos… En algunos casos las manchas pueden recuperar el color de manera espontánea, sin realizar ningún tratamiento.

Pago seguro
Moneda
EUR Euro
USD Dólares Americanos (USD)
0