El vitíligo está asociado con otras enfermedades autoinmunes, como la enfermedad de Addison, la enfermedad tiroidea y la anemia perniciosa. Y el punto en común entre ellas es precisamente ese origen autoinmune.

Aunque no existe una confirmación médica, los especialistas creen que la destrucción de los melanocitos asociada al vitíligo está provocada por un problema inmunitario, que hace que las células responsables de nuestras defensas ataquen a las células que se encargan de la pigmentación –los melanocitos- y las eliminen.

Lo mismo sucede en el caso de la tiroides, pero en vez de atacar los melanocitos atacan a esta glándula endocrina. Esto, no obstante, no quiere decir que el tiroides sea la causa del vitíligo sino que ambas enfermedades coexisten al mismo tiempo porque el mecanismo que las produce es similar.

Dado que el riesgo de padecer alguna alteración tiroidea aumenta con la edad, es mayor en aquellos pacientes con vitíligo de más edad.

Asimismo, los estudios desarrollados hasta la fecha apuntan también a que el porcentaje de superficie corporal total afectada por vitíligo fue significativamente mayor en pacientes con patología tiroidea, siendo a su vez más pronunciado en mujeres que en hombres. Y a que los pacientes con enfermedad tiroidea tienen además una mayor predisposición a la despigmentación en las zonas articulares, manos y pies.

Por todo ello, los especialistas responsables del tratamiento de las personas afectadas por vitíligo han de estar al tanto a otras posibles enfermedades autoinmunes y, si se dan síntomas asociados, realizar una analítica para comprobar el correcto funcionamiento de la tiroides.

Pago seguro
Moneda
EUR Euro
USD Dólares Americanos (USD)
0