El sol recupera su protagonismo en primavera y con él sus beneficios y sus perjuicios para los pacientes con vitíligo.

Las quemaduras ocasionadas por el sol pueden ser desencadenantes de vitíligo en paciente predispuestos a padecerlo.

Esto, sumado a que el sol hace que las manchas blancas sean más visibles y a que la falta de pigmentación convierte a la piel en más vulnerable, nos lleva a afirmar que la protección solar es esencial para las personas con vitíligo.

A pesar de ello, no hay que olvidar que el sol es beneficioso para los pacientes con vitíligo, dado que estimula la producción de melanina y potencia el engrosamiento de la epidermis, la capa externa de la piel. Eso sí, hay que tomarlo con precaución, controlando los tiempos de exposición y empleando un fotoprotector solar adecuado a cada tipo de piel.

Para igualar el aspecto de la piel se recomienda emplear un fotoprotector medio (15-30) para las zonas con manchas de vitíligo y uno fotorprotector 50 para el resto de la piel. De esta forma se logrará un tono más uniforme.

Si quieres potenciar los beneficios de la exposición solar y su capacidad para estimular la producción de melanina recurre a los fotosensibilizantes.

En Abedul Laboratorios Farmacéuticos disponemos de una gama de fotosensibilizantes, Fenadul, tanto de aplicación oral (Fenadul cápsulas) como tópica (Fenadul Gel).

Estas soluciones aportan a la piel despigmentada el aminoácido esencial L-Fenilalanina, uno de los componentes que intervienen en la producción de la melanina, esencial en el tratamiento del vitíligo.

Pago seguro
0