Las diferentes líneas para el tratamiento del vitíligo se basan en detener la despigmentación de la piel y repigmentar las zonas afectadas. La elección de uno u otro tratamiento estará condicionada por el tipo de vitíligo de cada paciente.

Normalmente, los tratamientos son largos y combinan varios frentes:

  • estimulación de la melanina con exposiciones controladas a la luz solar o a la radiación ultravioleta de onda estrecha
  • administración por vía oral o tópica de fotosensibilizantes, como es el caso de la L_fenilalanina
  • antioxidantes como la Superoxido Dismutasa SOD, una enzima que se encuentra en nuestro organismo que tiene un importante papel en la reducción del estrés oxidativo y los radicales libres, evitando que los melanocitos sanos se dañen

En el caso del vitíligo focal (manos, cara, zonas genitales, etc.), se recomienda combinar un gel regulador de la pigmentación (Meladul), aplicándolo dos veces al día en las zonas afectadas, con fototerapia con la lámpara UVB de banda estrecha tres veces por semana y siempre una hora después de la aplicación de Meladul. Para obtener resultados, la duración del tratamiento ha de prolongarse entre 6 y 24 meses.

En el caso de que el vitíligo afecte a zonas con folículos pilosos más extensas (piernas, brazos, tronco…) se recomienda combinar la L-Fenilalanina con fototerapia, de la siguiente forma: tres veces por semana Fenadul cápsulas en una sola toma (ref. 6 cápsulas para 60 kilos de peso), 15 minutos después aplicar Fenadul gel en las zonas a repigmentar para, a continuación, utilizar la lámpara de UVB de banda estrecha sobre las zonas afectadas. Al igual que en el otro caso, la duración del resultado habrá de prolongarse entre 6 y 24 meses para obtener resultados.

Más información

Pago seguro
0