El estrés oxidativo está estrechamente relacionado con el vitíligo, ya que agrava el daño de los melanocitos y éstos dejan de producir melanina.

El estrés oxidativo se produce cuando los antioxidantes presentes en nuestro organismo no son suficientes para compensar el efecto de los radicales libres. Como consecuencia, se incrementa la actividad oxidativa en el interior de las células, provocando en ellas un cambio estructural y funcional que acelera su envejecimiento y favorece la muerte celular.

Los antioxidantes actúan neutralizando los radicales libres y estimulando la protección natural de la piel, activando así la producción de melanina. Para tratar el vitíligo se emplean antioxidantes por vía tópica y oral, como la superóxido dismutasa (SOD), presente en Meladul.

Pero no hay que olvidar que el tratamiento del vitíligo ha de combinar diferentes frentes de actuación para ser efectivo. Por un lado, la fototerapia, y, por el otro, la combinación de potenciadores de la melanina como es la fenilalanina (oral o en administración tópica en gel) y los antioxidantes (vitaminas E, C…), que combaten el estrés oxidativo de los melanocitos favoreciendo la recuperación celular.

El empleo de uno u otro tratamiento del vitíligo y sus posibles combinaciones dependen de la actividad de la enfermedad, su extensión, localización, la edad y estilo de vida del paciente, etc.

Pago seguro
Moneda
EUR Euro
0