Según los datos que maneja la Asociación de Pacientes de Vitíligo (ASPAVIT) el 90% de los 900.000 afectados de vitíligo que hay en España no reciben ningún tipo de tratamiento.

El tratamiento del vitíligo está dirigido tanto a frenar el proceso de despigmentación de la piel como a repigmentar las zonas afectadas. Es un proceso largo, que requiere de constancia y de seguimiento continuo por parte del dermatólogo. Se calcula que los resultados pueden aparecer después de entre 6 y 24 meses de tratamiento.

En este sentido, resulta esencial que el paciente con vitíligo conozca su enfermedad y sea capaz de abordarla y afrontarla con tranquilidad, dado que el estrés es uno de los factores que, además, podría agravar la evolución de la enfermedad.

En los casos de vitíligo focal, localizado mayoritariamente en cara, manos, zona genital, etc. se recomienda combinar la fototerapia con la aplicación Superoxido Dismutasa (SOD) en gel para lograr repigmentar las zonas afectadas.

En los casos de vitíligo que afecta a zonas más amplias y con pelo, como las piernas, brazos y tronco, se recomienda combinar fotosensibilizantes, tanto en cápsulas como en gel (Fenadul) y fototerapia mediante una lámpara UVB de banda estrecha de uso doméstico.

Pago seguro
Moneda
EUR Euro
0